jueves, 10 de septiembre de 2015

Descubriendo.

Mañana puede ser un gran día, voy a dar un pequeño paso que puede significar un gran cambio en mi vida. Y en eso consiste, ¿no? En dar pequeños pasos, ir poco a poco dibujando el camino. 

El futuro asusta, me di cuenta de ello cuando empezó el año y no sabía que sería de mi vida una vez que obtuviese el título y pese a que parecía que no lo conseguiría lo saqué, yo solita, sin ayuda. Si quieres puedes. Ahora recuerdo todo ese sufrimiento y esas lágrimas con cariño, porque aunque haya días malos en los que pienses que no das más, que es inútil seguir intentándolo no te rindes, si, lo piensas pero sigues con ello. Y al final lo sacas y la satisfacción que sientes no cabe en el cuerpo. Quiero volver a sentir esa satisfacción. 

A día de hoy me encuentro más motivada que nunca. Tengo muchas opciones, tengo ganas de trabajar y de seguir estudiando, tengo ganas de conocer lo desconocido. 
Tengo tantas cosas, personas, proyectos de cara al futuro que me motivan a seguir hacia adelante, tantos objetivos que me hacen sentir muy viva. 

Siento que inicio una nueva etapa, y sí, hay miedo e inseguridad pero mis ganas por cumplir metas pesan más en la balanza. Hace un año decía que tenía la sensación de que sería un buen año, pues ahora podría decir lo mismo. Estoy motivada, contenta, no espero que las cosas me salgan bien, voy a hacer que las cosas salgan bien.