jueves, 29 de agosto de 2013

Expectations.

Nos pasamos gran parte de nuestras vidas creando expectativas, imaginando. ¿Quién no ha imaginado mil veces cómo sería su primer beso? ¿Quién no se llevó esa decepción al ver que no era para tanto?
Imaginamos cómo será nuestro primer beso, la persona de la que nos queremos enamorar. Cuando éramos pequeños imaginábamos cómo serían esos niños que vimos por primera vez en nuestra clase. Ahora imaginamos cómo será nuestro futuro.
Siempre han dicho que un niño con mucha imaginación es algo bueno, pero ¿no es culpa de la imaginación que al conocer la realidad nos llevemos una gran decepción?
Imaginación conlleva expectativas y expectativas conlleva decepción (en la mayoría de los casos). Muchas personas, entre las que me incluyo, tendemos a idealizarlo todo, y que pasa, que luego llega la realidad con un cubo de agua fría y nos despierta de forma brusca de ese sueño. Por supuesto no estoy diciendo que la imaginación sea algo malo, pero hay que ser realistas. 
Puedes imaginar cómo será tu vida dentro de unos años, pero no te quedes quieto esperando a que sea tal y como la imaginaste, tienes que luchar por ella.
Puedes imaginar cómo será esa persona pero intenta conocerla cuanto antes para que luego, si no era como pensabas, la decepción no sea tan grande. 
Sin embargo, lo que yo considero más importante es lo siguiente. No dejes que la gente cree expectativas sobre ti, así nunca esperarán nada de ti.