miércoles, 30 de diciembre de 2015

Se nos va otro

No sé muy bien como redactar la entrada, este año he vivido tantas cosas y tan distintas que necesitaría tres o cuatro días para poder publicarla, y ya estamos a 30 de diciembre así que no puedo retrasarlo más.
No voy a decir que el 2015 haya sido el mejor año de mi vida porque no lo ha sido. He cometido errores a patadas, he dejado atrás a personas a las que a veces echo de menos y he vivido por primera vez experiencias que aún siguen doliendo. Así que dicho así parece que haya sido de los peores pero tampoco es eso, ni de lejos.

Creo que he cambiado bastante, que la chica de 20 años que empezaba el 2015 pensando que se comería el mundo se ha bajado un poco de las nubes, pero las sigue teniendo presentes. Que la chica decidió salir de su zona de confort, arriesgó y falló, pero ahí sigue. Se propuso nuevas metas sin perder de vista a la original y ahí sigue. Cambió pero ahí sigue, con sus tonterías, su bordería y su sonrisa.

Pero no voy a hacer una entrada contando todo lo que he pasado, no. En realidad me gustaría destacar a todas las personas que me han hecho sonreír y llorar de alegría, aquellas que han tenido un paso fugaz pero que han dejado huella. Aquellas que en algún momento me hicieron sentir especial y única, a las que supieron perdonarme y no guardan rencor. A las que ya no están y a las que me siguen aguantando. A las que están lejos y se acuerdan de mi, reapareciendo a veces, regalándome momentos inolvidables.

Destacar también silencios, lágrimas, miradas, sonrisas y abrazos que dijeron mucho más que las palabras.

Destacarte a ti, que has vivido junto a mi la mayoría de los malos momentos pero también me has regalado los mejores. Espero de corazón que el año que viene pueda escribir esta entrada a tu lado recordándote lo mucho que te quiero.

El 2015 ha sido y será especial por todas esas nuevas experiencias que me han hecho feliz y prefiero quedarme con esos momentos. Que como me dijo el otro día alguien a quien le tengo un especial cariño 'del único sitio del que no se sale es del hoyo' y pese a todos los malos ratos vividos aquí sigo, ilusionada con lo que viene.

Feliz entrada de año!