domingo, 13 de diciembre de 2015

Diciembre Esquimal

Buenas noches cariño, ¿sabes? Te echo de menos.

Esta mañana me desperté diez minutos antes de que sonase el despertador y ya empecé a redactar esta entrada porque sabía que iba a ser incapaz de articular una frase completa sin acabar llorando. Soy así de tonta.

Quería darte las gracias por esta semana que me has regalado. Te echo mucho de menos, entro a mi habitación y espero verte sentado en mi cama, pongo el canal donde echan las pelis de Star Wars y espero verte acurrucado en el brasero diciéndome que me siente contigo, salgo a la calle y espero verte a mi lado mientras me coges la mano. Y sé que mañana al despertarme esperaré verte tumbado junto a mi. 

No estoy triste porque sé que pronto nos volveremos a ver pero cada segundo que pasa y no estás a mi lado se me hace eterno. Y es que resulta muy fácil acostumbrarse a tu presencia, lo haces todo fácil, especial, bonito. 

Del día de hoy me quedo con una frase que me dijiste y que me saca una sonrisa cada vez que la pienso. Le dijiste a esta niña llorona y mocosa que pensara en donde estábamos hace dos años y donde estamos ahora, y no puedo evitar sonreír aún más al imaginar donde estaremos dentro de dos años si todo sale bien, que saldrá.

Eres una de las personas más maravillosas e importantes que han pasado por mi vida. Y cuanto más tiempo paso (tanto a tu lado, como cuando te tengo lejos) estoy más segura de que quiero construir mi vida contigo, pese a los malos momentos que, aunque son horribles, aún no han podido con nosotros.

Tienes que saber que es imposible que te olvide porque no solo has dejado buenos momentos, dejaste huella en mi cuerpo cada vez que me acariciabas, en mis labios cada vez que me besabas y en mi corazón cada vez que me hablabas mirándome con esos ojos tan bonitos que tienes y que he intentado grabar en mi retina.

Te echo de menos.

Vuelve a empezar la cuenta atrás. Gracias de nuevo por haberme dado el mejor diciembre de mi vida, los mejores días y los mejores momentos. Gracias por haber aparecido en mi vida, por iluminarla, por hacerme soñar, por hacerme reír, por hacer que me sienta única. 


Te amo mi vida.