jueves, 2 de abril de 2015

Still Here!!

¡ESTOY VIVA! Más que nunca podría decir, que de tiempo sin pasarme por aquí. Lo tengo todo muy abandonado pero es que no paro en casa. Ahora que tengo un ratito libre me gustaría contaros como me va, aunque más que para contaros, escribo porque no suelo preguntarme cómo estoy y cuando vengo al blog me doy cuenta de cuantas cosas van bien y cuantas mal.
Antes de escribir siempre pongo en orden las ideas que quiero plasmar, aunque luego borro una y otra vez casi todo hasta que me quedo conforme.
No me enrollo más, por dónde empiezo, han pasado tantas cosas y en un intervalo tan pequeño de tiempo que parece que han pasado tres años desde la última vez que aparecí por aquí.
Estoy bien, estoy genial, me levanto con una sonrisa en la cara y cuando llego a casa muerta de cansancio sigo con esa sonrisa.
He pasado por mucho en estos últimos cuatro meses, lo he pasado mal joder, los estudios me han tenido cogida por los ******, he estudiado como una burra (palabras literales de mi profesora). Pero aprobé, aprobé con dos notables y ole, ole! El martes empiezo las prácticas en el hospital y estoy sufriendo una de nervios tremenda. A ratos estoy deseando que llegue pero ahora, en este preciso momento, lo pienso y me tiemblan hasta los pulmones, la responsabilidad que conlleva trabajar en un hospital, el dar resultados y darlos bien es mucha presión pero todo es acostumbrarse.
En lo personal no voy a profundizar, sé que estoy bien y que las cosas van hacia adelante y eso es suficiente. No profundizo porque no lo necesito porque estoy independizándome de este blog y no es que vaya a dejar de escribir, claro que no, simplemente que he encontrado a personas que no solo me escuchan, sino que me aconsejan y me vino realmente bien en esos primeros meses en los que estaba muy perdida.
Incertidumbre, dudas y arrepentimiento son palabras que siguen muy presentes en mi día a día pero no tanto como al principio y quiero pensar que lo que me dijo una buena amiga hace tiempo es verdad.
Somos dueños de las decisiones que tomamos y como dueños de ellas que somos también lo somos de las consecuencias que vienen de la mano, las he aceptado y soy feliz.
Desde el principio sabía que este año sería un año de cambios, digamos que he madurado un poquito, que he visto mis errores y mis éxitos y estoy orgullosa de mi. Además aprendí algo y es que en la vida habrá momentos en los que no levantaré cabeza pero en mi está que eso cambie la única que puede decir 'hasta aquí llegué' soy yo y esas palabras nunca saldrán de mi boca.
Que sigáis disfrutando de esta semana.