martes, 17 de febrero de 2015

¿Quién soy en tu vida?

'Hace tiempo que no hablamos.' Permíteme corregirte, no es 'hace tiempo', son 42 días. Un mes y pico sin tener noticia tuya o tú tener noticia mía.
Es triste que te intereses por mi cuando cambio la foto de perfil de Whatsapp, está bien, pero estaría mejor una llamada a la semana, vamos simplemente para que cuando me escribas no sienta que estoy hablando con un extraño que me hace una entrevista queriendo saber en unos cuantos mensajes que ha sido de mi en estos últimos meses.
Si lees esto espero que sientas la misma tristeza que siento yo cuando escribo cosas así, porque somos adultos pero actuamos como niños. Yo por no ser capaz de llamarte y decirte estas cosas y tú, tú por ser un irresponsable y un cobarde. Y me duele pensar así, claro que sí, pero los actos de una persona son los que la definen y eso es lo que reflejan tus actos, irresponsabilidad, cobardía e inmadurez. ¿Pero quién soy yo para juzgar tus defectos?
Por suerte madurar conlleva ir viendo cosas que siempre han estado ahí pero que antes trataba de negar y aunque te quiero no soy tonta. No me sirven esos mensajes en los que me cuentas lo triste que estás por no saber nada de nosotros, excusas, porque no cuesta nada coger el teléfono y llamar, cinco minutos, no tenemos que estar toda la tarde hablando. Me fastidia que lo hagas pero ¿quién soy yo para decirte como debes actuar?
Sin embargo, como chica positiva que soy, pienso que no hay mal que por bien no venga. Me estás dando una lección muy valiosa, me has enseñado eso que nunca querré en mi vida. Espero que algún día, aunque ya sea tarde, dejes de perderte esas cosas buenas de las que hablabas antes y empieces a formar parte de ellas. Te quiero, te quiero con toda mi alma y es así, pero me sigues haciendo daño, mucho daño.