domingo, 31 de agosto de 2014

.

¿Sabes ese momento en el que prometes que no volverás a hacer algo nunca más pero eres incapaz de cumplir esa promesa?
Soy una persona a la que le cuesta mucho perdonar los errores de los demás, y cuando alguien pierde mi confianza perdida está, probablemente dos de mis mayores defectos. 
Contigo todo es diferente, eres ese no volveré nunca más al que siempre acabo volviendo, estoy muy cansada y hoy ha sido la gota que colma el vaso.
Una de las personas que mejor te conoce no para de repetirme que siempre será así pero a mi siempre me queda esa pizca de esperanza, esa que me da tantos disgustos. Quiero odiarte, de verdad que lo deseo con toda mi alma y si no fueras tú te habría echado de mi vida hace mucho, quiero dejar de confiar en ti. Y si lo consiguiera estaría tranquila porque sé que lo he intentado.
No vas a cambiar, y no te juzgo por ello sé lo mucho que cuesta, pero duele mucho saber que esto seguirá siendo así, que yo seguiré siendo una niña estúpida que piensa que algún día se arreglará, pero ya han pasado trece años y todo sigue igual.
Es muy difícil ver fotos de mi infancia, verme entre tus brazos sonriendo, imaginando como sería mi vida si estuvieras aquí y de verdad que se me rompe el corazón, quiero odiarte por ser así, quiero odiarte por rendirte, por tirar la toalla, porque mamá luchó por darnos lo mejor y lo consiguió y tú te quedaste en esos sms que terminabas con un 'Siempre estáis en mi corazón', nunca lo demostraste. 
Te quiero, es inevitable, va en mi sangre pero quiero olvidarte, ya no quiero llamadas, ni mensajes, no quiero un padre que solo está cuando las cosas le van bien, no porque la familia está ahí en lo bueno y en lo malo, y desgraciadamente solo te va bien un mes al año, todos tenemos problemas, malas rachas pero no por ello nos aislamos dejando de lado a las personas que nos importan. Me duele pensar así, me duele haber llegado hasta este punto pero, papá, no puedo más, he llegado al límite. Dejo de intentarlo porque se me va la vida en ello, lo siento.