domingo, 14 de septiembre de 2014

Mis paranoias una noche de septiembre.

¿El dinero da la felicidad? Permítanme dudarlo.

No voy a negar que el dinero hace la vida mucho más sencilla, te olvidas de preocupaciones del tipo perder mi casa, no llegar a fin de mes y demás. El dinero te permite vivir experiencias como ir a conciertos, comprar ropa de la nueva colección, darte caprichos que alimentan el buen humor. Pero esas cosas no duran para siempre, esa felicidad es efímera. 

Creo firmemente que el dinero te ata y te amordaza de formas inimaginables. El dinero corrompe a las personas, a veces las hace ser egoístas, otras muchas cobardes, incluso puedes llegar sacrificar cosas por él, sacrificar una vida medianamente feliz para poder seguir adelante. 

Es triste vivir en un mundo en el que las personas se suicidan porque pierden les roban sus casas, también me parece triste hablar con gente que asegura que sin dinero no se puede ser feliz. Obviamente lo necesitas para comer, para darle a tus hijos lo mejor, pero a veces hay que pagar un gran precio por ello y entonces te preguntas si realmente merece la pena. A veces te replanteas si hay otras opciones pero el miedo simplemente no te deja actuar y pierdes tiempo por ello, tiempo que no vas a recuperar y surge un nuevo miedo, ¿será así siempre? 
Y pese a que digo esto, que es lo que creo, hay dos preguntas que me avasallan constantemente:

¿Yo que he elegido? ¿Vivir una vida en la cual mi felicidad es esclava del dinero o vivir una vida con menos pero en la que estoy en paz conmigo misma?