martes, 27 de octubre de 2015

''El mundo lo mueven las personas que saben ESCUCHAR''
Si te pidieses que puntuaras tu vida del uno al diez, ¿qué puntuación le darías?
Yo le daría un 8, he tenido mis altibajos pero estoy contenta con lo que llevo vivido.

La frase que habéis leído al inicio de esta entrada es mi lema, tuve que crear una frase que hablara sobre mi vocación y sobre mí.
Para que entendáis a donde quiero llegar necesitáis saber que este año me saqué el título de técnico de laboratorio.

¡¡¡¡Soy técnico de laboratorio!!!!! 

Aún no me acostumbro a decirlo/leerlo porque fue tal el sufrimiento y el sacrificio del último año que me cuesta, me cuesta creerlo. Pero lo conseguí e hice la FCT en el laboratorio de hematología del Infanta Cristina.
Cada día salía enamorada de los aparatos, de mis compañeros, del trabajo que realizaba, pero curiosamente un día volviendo a casa en el bus me surgió una pregunta. Yo cogía el C1, un bus que pasa por un barrio que no tiene muy buena fama, a la hora de comer, con los niños saliendo del cole, corriendo de un lado a otro por el autobús, las madres gritando,...Un alboroto tremendo, yo iba con mis auriculares pero ese día yo no escuchaba la música, me escuchaba a mi y fue ese día, en ese autobús revuelto, en ese preciso momento cuando descubrí mi vocación.

Lau, ¿realmente es esto lo que quieres? Tienes veinte años, ¿te ves el resto de tu vida realizando análisis de rutina?

Obviamente la respuesta estaba clara. No, no me veo y no estoy diciendo que sea un trabajo aburrido, por supuesto que no. Es un trabajo muy importante, imprescindible y con el que aprendes a diario pero yo...yo quiero más. Soy curiosa, me gusta conocer lo desconocido, necesito más.


Actualmente en el mundo existen entre 5.000 y 7.000 enfermedades raras. Por si no sabéis lo que son las enfermedades raras son aquellas que afectan a un porcentaje muy pequeñito de la población.
Si comparamos nuestra vida, la que puntuamos hace un momento, con la vida de una persona que padezca una e.r. o con la de una persona cercana a otra que la padezca puedo aseguraros que la nuestra es de 10 y porque 10 es el máximo, que si el máximo fuera 20 sería de 20 y si el máximo fuera 100 sería de 100.

Gandhi dijo una vez que el hombre no posee la capacidad de crear vida y que tampoco posee, por consiguiente el derecho a destruirla.
Estas personas son tratadas como productos, investigar su enfermedad no es rentable porque no se obtiene beneficio. A estas personas no se las escucha. Es triste porque son luchadores innatos, con una sonrisa siempre para regalarte, no pierden la esperanza. Y si hay alguien que merece ser escuchado son ellos.

Yo no quiero fama, no quiero una gran cantidad de dinero, yo quiero éxito, entendiendo éxito como satisfacción personal y mi satisfacción personal sería saber que el trabajo que estoy realizando, el cual amo, no solo me aporta beneficios a mi, sino que también le da la oportunidad de tener una vida digna a esas personas que no son escuchadas.

Entonces, ¿me ayudas a mover el mundo?