domingo, 7 de abril de 2013

Toma cursilada!

Desde el primer momento en el que inicié este blog pensé en utilizarlo para desahogarme como lo hice con el anterior, lo que no pensé es que hoy fuera a escribir, pero no porque esté triste, sino todo lo contrario. Hasta hace unos días pensaba que esa espinita que me ha hecho tanto daño durante años se iba a quedar ahí por siempre y aunque me dijeron que yo era la que daba la lección, a mi me la dio otra persona. Es difícil olvidar, perdonar no, eso lo hacemos a diario. Pero con cada llamada, ya sea de cinco como de un minuto, olvido todo y sonrío, sonrío porque finalmente ese cariño que quería suprimir ha sido más fuerte que el rencor, por eso quiero decirte que me da igual el dinero, que con un te quiero me haces la niña más feliz del mundo.
No soy una persona tan complicada, simplemente tengo miedo a que me conozcan lo suficiente como para que puedan a hacerme daño, pero poco a poco creo que voy perdiendo ese miedo y me siento tan bien cuando hago reír a una persona que conozco poco que merece la pena meter la pata de vez en cuando.
Y el amor...creo que por fin aprendí la lección, de hecho, alguien me dijo una vez que era un chica que buscaba enamorarse, que era algo que necesitaba. No se lo discuto porque era verdad, y ese era mi error. Estaba continuamente buscando encontrar a esa persona y así cometí los errores que cometía, estaba cegada con el paso del tiempo, ver que no podía olvidar, que no podía despegarme del pasado,... Ahora no tengo prisa, lo que sea que tenga que pasar pasará, no quiero un amor que se apague a los dos meses, no. Así que de momento esperaré disfrutando de lo que me vaya pasando.
Pues ya veis aquí una chica de 18 años hablando de las lecciones que le ha dado la vida, ¡pero que vida mujer! ...Si no he vivido nada, qué sé yo de la vida. 
Me he dado cuenta de tantas cosas, de que me comía la cabeza por tantas tonterías que ahora lo veo todo más fácil. 
HOY 07/04/2013 LAURA ES FELIZ